De espejismos y realidades

Publicado: julio 25, 2015 en textos, vida

Despiertas mirándome de reojo, fuera amanece despacio y la luz atraviesa la cortina azul, acariciando tu cuerpo desnudo como hace unas horas lo hacían mis manos, hundiéndose en tu pelo y desordenando tus pensamientos, sí, precisamente los tuyos, tú que lo tenías tan claro y decías que debería poner orden en mi vida, y yo, que no quiero, que lo que quiero es a ti, desordenándola en la frase anterior, y en ésta, y en la siguiente, en cada segundo que precede al anterior, y en las ganas que tengo de morder tus labios, de recordar tu perfume en mi almohada y recorrer tu piel a besos, igual que una oración cualquiera de este relato sin puntos besa a la siguiente, de forma pausada, tranquila, y terminando en puntos suspensivos, porque, simplemente, no quiero que se acabe…

Anuncios
comentarios
  1. claudiadans dice:

    Amanece despacio, con amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s