De caminar despacio

Publicado: julio 27, 2015 en textos, vida

Hace unos años reconstruimos los edificios las calles, piedra a piedra, a pesar de que todos los rincones estaban a estrenar. De camino a aquel fatídico café, que tomé sin azúcar, encontré un libro en la parada del metro. Meses después lo volví a dejar, junto con el único poemario que me regalaste, esperando los dos en un andén a que alguien los encontrara, haciéndose compañía.
Hoy, al salir del trabajo, paso sin querer por delante de un árbol que alguien ha reconvertido en una biblioteca pública de ésta que es ya nuestra ciudad, y que lo será para siempre.
Selecciono uno cuidadosamente, sacándolo de entre las raíces, y camino hacia tu casa, imaginando la cara que pondrás cuando abras los ojos, y busques su hueco entre nuestra biblioteca. Sonrío.
Prenlauer Berg

Prenzlauer Berg, Berín. Good hard working people.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s